El Mal según Ken Wilber

Corey de Vos le pregunta a Ken Wilber:

 

¿Es posible que haya influencias de entidades malintencionadas dentro de lo sutil que también influyan en nuestro modo de comportamiento ordinario, aquí, y actúen como una fuente de maldad?

 

 

Ken Wilber responde:

 

... Realmente, al menos como tendencia o posibilidad en cada corazón humano, en todo ser humano, en su corazón hay capacidad de amar y de benevolencia, y tiene capacidad de odiar y de malevolencia. Y es mucho mejor darte cuenta de que tienes capacidad para la malevolencia o maldad y no actuar, no cometerla, que no darte cuenta o no admitir que tienes capacidad para la malevolencia, porque entonces es cuando te atrapa por detrás (surge tu sombra inconsciente).

 

Por lo que, uno de las maneras de leer la historia, por ejemplo, si estás leyendo sobre el Holocausto, en el campo de concentración, cuando el guardia hacía llevar sacos de sal a los prisioneros hacia un lado del campo, y después volverlos a llevar al sitio de origen, o les hacían cavar hoyos y luego taparlos, para simplemente torturarlos física y psicológicamente en tareas totalmente absurdas, la mayoría de las veces, la tendencia es solo distanciarte de la maldad y decir: ¡oh, qué cosa tan horrible!, esos guardias estaban haciendo lo que nunca podría hacer yo.

 

Y luego, ¡oh, mira lo que hizo aquí!, ¡oh eso tan horrible nunca lo haría! Y te dicen, ¡nunca hagas eso!, y... ¡oh!, hicieron esto otro que no estuvo nada bien. Algunos continuarían diciendo, ¡oh no, nunca haría eso!, pero el hecho es que esa no es la manera de leer la historia. Necesito leer la historia admitiendo que lo podría haber hecho, o que parte de mí podría haber hecho eso.

 

Esa es la única manera en que puedes acercarte a comprender plenamente las capacidades humanas que tú mismo tienes, y así dándote cuenta de tener tales capacidades y no actuar y no hacerlo, es mejor que simplemente no darse cuenta de que tienes ese potencial. Y eso es una verdadera clave para regir nuestra vida.

 

Y, en cuanto a si hay algún tipo de mal metafísico, sólo en este sentido, creo que en este universo manifiesto, es una manifestación de un mundo de opuestos. Es algo extraño aunque tenemos que entender que esto es real, que los contrastes de opuestos son necesarios para la manifestación de nuestro universo. Y una forma en que podemos expresar eso, aparte de decir que algo de aquí es diferente de algo ahí, y que eso son opuestos, también podemos explicar, por ejemplo, que aquí, ahora mismo, a nivel subatómico, hay cargas positivas y cargas negativas, protones y electrones, y que esos opuestos hay estado ahí todo el camino hacia el origen mismo, desde el primer nanosegundo del Big Bang, con quarks con diferentes spins. Que hay diferentes colores, y todos ellos están en configuraciones opuestas y contrastes, y lo mismo pasa con las emociones humanas, que tienden a ser placenteras o tienden a su opuesto, como por ejemplo alegría y tristeza, felicidad depresión, y así una y otra, y en todas las culturas.

 

 

Por el "mundo" me refiero al samsara, el mundo de opuestos, y por eso mismo el Budismo define la iluminación como liberarse de los pares de opuestos. Los místicos cristianos dirían que lo divino está superando los opuestos, y lo llaman coincidentia oppositorum o la coincidencia de los opuestos, la unidad de opuestos. Porque este es un mundo de opuestos, y aceptar que tenemos acceso al amor y a la benevolencia, y tenemos acceso al odio y la maldad. Y eso ha estado aquí desde el principio, y ha sido tal el problema que los mejores ángeles de nuestra naturaleza interna están alarmados por la maldad a la cual siempre hemos llegado, y decir: algo realmente malo es lo que está causando que algunas personas sean tan malvadas. Y es comprensible que en el pasado se dieran tales explicaciones metafísicas, como por ejemplo Satanás le susurró que hiciera eso.

 

Y hemos llegado hasta hoy, con nuestro tipo moderno de explicación científica de por qué la gente es malvada o malévola, diciendo que en su temprana infancia les maltrataron, o que hay disfunciones en algunas zonas de su cerebro, etc. Y todo eso tiene algo de verdad.

 

 

Aunque parece ser que, al menos algo metafísico hay en la posibilidad de la existencia del mal. Y la mejor manera de asegurarse de no actuar maliciosamente es darse cuenta, simplemente, de sí que puedes hacer eso tan malvado. Pues si piensas que no podrías haber sido un guardia en Auschwitz, sencillamente no conoces completamente las profundidades de tu propio ser. En cambio leer la historia de esa manera (como sí que hubieras sido capaz de cometer esos actos malvados) es lo mejor para protegerte contra tu propia malevolencia, decidiendo no actuar así.

 

 

 

Fuente de este texto, en el siguiente enlace:


Descárgate en PDF todos los artículos de este blog por sólo 15€

Artículos en PDF
e-mail
Nombre y apellidos

Deseo inscribirme para recibir notificaciones cuando haya novedades

Escribir comentario

Comentarios: 0